Reunión de colectivos: 28 de abril a las 19:00 en el C.S.O. La Traba (Plaza Luca de Tena, 13)

Etiquetas

, , ,

FCSM-pos-webEl FCSM Madrid y otros colectivos estamos participando en la preparación de una manifestación unitaria en Madrid el próximo 28 de mayo, para rechazar las políticas de austeridad, el pago de la deuda ilegítima, la corrupción, la represión y los recortes que está exigiendo la Unión Europea al próximo gobierno que se conforme en nuestro país.

Con el fin de empezar a organizar esta movilización de forma unitaria, se ha convocado una asamblea de colectivos el jueves 28 de abril en el C.S.O. La Traba (Plaza Luca de Tena, 13). Desde el FCSM Madrid aportaremos como uno más, desde la humildad, con lo que mejor sabemos hacer que es crear unidad para construir poder ciudadano desde la calle, y animamos a todos los colectivos que estén interesados a asistir y aportar sus propuestas para marchar junt@s el próximo 28 de mayo en Madrid.

Concentración por la Tercera República en Pinto (18 de abril)

Etiquetas

, , , ,

III República Pinto

Diversos colectivos de Pinto convocan una Concentración en dicha localidad por la Tercera República.

Será el próximo sábado 16 de abril a las 12:00, en el Parque Egido (frente a la Iglesia), Plaza de Egido de la Fuente, s/n.

Convocan:

  • Agrupación de Pinto del PCE
  • Asamblea del FCSM Pinto
  • Movimiento de Izquierda Alternativa (MIA)
  • Ganemos Pinto
  • Equo Pinto
  • Izquierda Unida Madrid

Proyección del documental “El mayor éxito del Euro” y charla (1 de abril)

Etiquetas

, , , ,

piugrandesuccessoEl Frente Cívico Somos Mayoría de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes proyectará el próximo 1 de abril el documental “El mayor éxito del Euro”, del griego Constantín Xecalos.

Tras la proyección tendrá lugar una conferencia-coloquio a cargo del Dr. D. Xabier Arrizabalo Montoro, Doctor en Economía Aplicada y Licenciado en Sociología, profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

Será el próximo viernes 1 de abril, en la Casa de la Juventud de San Sebastián de los Reyes, Av. de Valencia, 3, a las 19:00.

FCSM: Último Aviso (hoja de ruta)

Etiquetas

, , , ,

(La Mesa estatal del Frente Cívico Somos Mayoría reunida en Córdoba el pasado 30 de mayo aprobó este documento, refrendado a su vez por la Coordinadora Estatal del FCSM celebrada en Rivas el sábado 20 de junio. En él y como Frente no  nos limitamos a pronunciarnos sobre la situación actual, también proponemos  líneas de actuación  política)

ÚLTIMO AVISO

Frente Cívico Somos Mayoría

1.- Introducción

2.- Grandes esperanzas y algunos desánimos

3.- El régimen se recompone

4.- La unidad popular como estrategia política

5.- Último aviso

1.- Introducción

La crisis económica en la que estamos sumidos y las políticas de austeridad impuestas por la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) están provocando una profunda fractura en nuestra sociedad, que contempla atónita la degradación de la vida cotidiana y la obscena tolerancia del poder con los abusos cometidos por los más privilegiados del país. Como no podía ser de otra forma, el creciente deterioro de las condiciones materiales de una cada vez más amplia mayoría social llega acompañado de gravísimos escándalos de corrupción que salpican al conjunto de las élites políticas y económicas, alumbrando una sociedad cada vez más instalada en la violencia, la injusticia y la desigualdad.

En este contexto, el sueño de la integración europea ha devenido una pesadilla que impone un duro presente y augura un porvenir sombrío. La Europa de Maastricht, completamente ajena a los principios de cohesión y colaboración solidarios, se ha convertido en una especie de reserva de caza alemana en la que las economías fuertes explotan sus ventajas económicas y comerciales para aplastar a las débiles: es la ley de la selva. De una forma intencionada y torticera, se ha vendido a la ciudadanía una imagen falsa, ideológica e idílica de la hoy denominada Unión Europea, utilizando los medios de comunicación para proyectar una visión repleta de apariencias positivas, y lamentablemente trufada de falsedades. Sin embargo, comienza a divulgarse parte de la verdad y empieza a abrirse paso entre los habitantes de la periferia la idea de ser víctimas de una nueva colonización.

Partiendo de esta base, el día 15 de junio de 2012 Julio Anguita realizó un llamamiento para constituir un Frente Cívico y organizar a la mayoría social en torno a soluciones concretas, contribuyendo a la creación de la fuerza necesaria para colocarla en la balanza del poder y contraponerla a otros poderes económicos y sociales que, siendo muy minoritarios, detentan en exclusiva el ejercicio del Poder. Un año después, en la asamblea constituyente de Rivas-Vaciamadrid, constatamos que la construcción del Frente Cívico es un proyecto difícil, laborioso y necesitado de paciencia, como corresponde al ambicioso reto de convertir una mayoría plural y atomizada en una mayoría consciente de sí misma y de su fuerza organizada. Se trata, en definitiva, de la constitución de la mayoría como único agente posible para realizar el cambio concreto, en cualquiera de las expresiones que denotan la incorporación de la ciudadanía a un proceso de cambio social, político y económico: proceso constituyente, ruptura democrática, creación del contrapoder, unidad popular, bloque alternativo, etc.

2.- Grandes esperanzas y algunos desánimos

Ese fue el sentido del Frente Cívico, su oportunidad, su lenguaje y sus propuestas para lo inmediato. Los acontecimientos de los meses subsiguientes confirmaron plenamente la necesidad de aquel discurso, aquel proyecto y aquella convocatoria. La gigantesca movilización vivida el día 22 de marzo de 2014, que involucró en su dinámica a amplios sectores sociales movilizados y politizados, evidenció que el movimiento popular había adquirido una capacidad inédita para construir una alternativa política capaz de derrotar al bipartidismo. De manera progresiva, los movimientos sociales habían acumulado fuerza social y política y exhibían una creatividad impresionante en términos de movilización social y popular (PAH, Mareas ciudadanas, Marchas de la Dignidad…). En este contexto, no fue una cuestión menor que una organización como el Frente Cívico, con implantación en todo el Estado, asumiera la bandera de la recuperación de la soberanía, planteando abiertamente la necesidad de salir del euro para superar la crisis económica. En fin, los buenos resultados cosechados por Izquierda Unida y la irrupción de Podemos en las elecciones europeas invitaban a pensar que estábamos ante una oportunidad única para iniciar un proceso constituyente y democrático al servicio de la mayoría social.

En particular, el discurso y las propuestas que marcaron la aparición de Podemos lo convirtieron en continuador de lo que el Frente Cívico había planteado, trasladando al terreno electoral la disputa político-social surgida al calor de la crisis económica. Sus más que evidentes expectativas electorales hacían de Podemos la encarnación de la alternativa ante el imaginario colectivo, abriendo una importante brecha en el régimen bipartidista. Sin embargo, hoy constatamos que estas expectativas han sido matizadas por la realidad y limitadas por errores propios, campañas mediáticas, pérdida de frescura alternativa y, sobre todo, por una cierta improvisación en el viaje hacia “el centro”, que ignora el desplazamiento de la mayoría social hacia principios y valores centrados en la defensa de los derechos sociales y que se confunde con dulcificar las propuestas que permitieron captar voluntades y concitar sueños. Es un hecho que los medios de comunicación están empujando a su equipo dirigente a aceptar los consensos fundamentales del régimen, combinando de manera calculada un ataque despiadado con una salida hacia la “respetabilidad”.

En el fondo, asistimos a la brutal realidad de la hegemonía total del discurso neoliberal, que arruina a los discursos sempiternamente reiterativos y de lugares comunes de quienes, a pesar de enfrentase heroicamente a las fechorías del sistema, lo hacen en el eje de los valores del adversario. Llegan las campañas electorales y las cuestiones claves como el euro, la deuda, la UE, la banca, las eléctricas, la reforma fiscal, etc. desaparecen en una sfumatura que pretende ampliar el arco de votantes. No se dan cuenta de que esa es la mejor manera de perder credibilidad y votantes.

Por supuesto, al día siguiente de las elecciones la cuestión de la gobernabilidad, los pactos y los asentamientos institucionales vuelven al primer, si no único, punto del orden del día. Y vuelta a empezar. Manifestaciones, luchas (a veces heroicas), plataformas, manifiestos, alianzas que duran hasta que se producen las primeras convocatorias electorales, etc. Mientras tanto, Grecia está prácticamente sola en su lucha contra la barbarie de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP) avanza pese a las denuncias en foros, debates y zonas de la red. El orden mundial basado en la liquidación de la democracia, la soberanía nacional y el derecho internacional se configura ya como de inminente consolidación. Venezuela es el centro de la agresión imperialista, que tiene en nuestro país a uno de sus ejecutores, Felipe González, y además la asepsia timorata de quienes pretenden pasar del tema sin contaminarse por mor de cálculos electorales.

Paralelamente, la incapacidad de Izquierda Unida para reaccionar ante la crisis de régimen es también merecedora de mención. Pareciera que IU no ha sabido orientarse en la nueva situación creada y adaptarse a la necesaria reorganización del movimiento popular. Dicha reorganización era una necesidad dada por una circunstancia ineludible: el estallido de una crisis económica muy grave, que tenía como consecuencia directa la multiplicación y acumulación de demandas populares. Al no saber adaptarse a las nuevas épocas, la propia sociedad genera condiciones para un sujeto popular mucho más amplio capaz de impulsar grandes transformaciones democráticas. Y lo está haciendo al margen de IU. Las demandas populares y democráticas han desencadenado un proceso, cuyo inicio podríamos fechar el 15 de mayo de 2011, que implica la refundación del movimiento popular al margen y desde fuera de IU. La creación del Frente Cívico fue un síntoma de que las condiciones para ello estaban presentes, pero resultó muy fácil ignorarlo porque no se presenta a las elecciones.

Por lo demás, la sfumatura del discurso no afecta exclusivamente a Podemos, sino que se extiende a las fuerzas de la llamada izquierda tradicional, por más que se camufle apelando a las esencias de una tradición muy alejada del actual oportunismo que exhiben algunos partidos y sindicatos. IU participa activamente en la protesta contra la política neoliberal y colabora, a veces heroicamente, en la movilización contra sus desgarros. Pero, al obviar la trilogía Unión Europea-Euro-Deuda confunde a la población. Sostiene que se trata de voluntad política y se permite hablar de otra política económica y social, pero sin un mínimo realismo. En el marco de la unión monetaria, no cabe en lo fundamental otra política que no sea la que impulsa la Troika, cuyas consecuencias están debidamente contrastadas. No hay más que ver las campañas electorales para entender que nadie quiere entrar en el fondo de un proceso de integración europea, que se ha convertido en una poderosa maquinaria de acumulación por desposesión en los países del sur de Europa y de recentralización de los Estados mediante la aplicación del Tratado de gobernanza y estabilidad presupuestaria.

Finalmente, y a modo de cierre de este apartado, también constatamos que la movilización popular está experimentando un fuerte reflujo durante el año 2015, sin duda relacionado con el ciclo electoral en el que estamos inmersos y las expectativas antes mencionadas. La notable disminución de asistentes a la manifestación del día 21 de marzo con respecto al 22-M de 2014 ha evidenciado que muchos de los colectivos que hicieron posible aquella demostración de fuerza han priorizado el hecho electoral en detrimento de la movilización social. En nuestra opinión, se trata de un grave error, porque lo que se mueve en torno al cambio solamente cobra fuerza al calor de las movilizaciones populares. Es posible y necesario que los acontecimientos electorales sirvan de acicate para la reivindicación y la propuesta alternativa, actuando como aglutinante y no como disolvente del sujeto colectivo al que nos referimos. No es ningún secreto que las divisiones imperantes en su seno han contribuido a la incipiente desmovilización del movimiento de masas trabajosamente construido a lo largo de estos años. Durante los próximos meses, el reto será recuperar el impulso originario del Movimiento Marchas de la Dignidad.

3.- El régimen se recompone

A lo largo de estos meses, el régimen se ha rehecho y se está recomponiendo a velocidad de vértigo, como demuestra la abdicación de Juan Carlos y la coronación del nuevo rey para estabilizar una monarquía en rápido descrédito. En este contexto, la creación de Ciudadanos como fuerza estatal forma parte de una estrategia global y a largo plazo para completar el cierre oligárquico que se viene produciendo en nuestro país a partir de los resultados de las elecciones europeas: una transición acelerada hacia un nuevo régimen político, la democracia oligárquica, que se aleja del constitucionalismo social y consagra el predominio de las clases altas marginando a la izquierda social y política. La cuestión no es sencilla, ya que fortalecer a Ciudadanos tiene como consecuencia el debilitamiento del PP y la liquidación de UPyD. Sin embargo, las ventajas que obtiene el poder real a través de esta operación política son de gran alcance: frena por la derecha a Podemos, neutraliza a un PP en decadencia, otorga nuevos aires al PSOE y pone en el centro de su operativo a Ciudadanos, una fuerza política capaz de impulsar y gestionar una nueva revolución neoliberal en España. No obstante, las elecciones de 24 de mayo no han confirmado las expectativas que le otorgaban las encuestas y, de momento, queda lejos la posibilidad de un respaldo que permita apuntalar la gobernanza bipartidista.

Más allá de esta cuestión, es evidente que la involución democrática que está experimentando nuestro país desde que estalló la crisis económica está mucho más avanzada de lo que podría pensarse en una visión superficial. La agenda neoliberal impuesta por la Unión Europea, centrada en la devaluación salarial y el desmantelamiento del Estado de bienestar (educación, sanidad y sistema de pensiones), está acompañada por un creciente autoritarismo político y moral que evoca inmediatamente los periodos más oscuros de nuestra historia. Más concretamente, la reforma del Código Penal y la mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana son el correlato necesario del repliegue del Estado en materia económica y social inducido por las políticas de austeridad. Paralelamente, la reforma de la ley del aborto impulsada por el Partido Popular, incluso en su versión moderada actualmente en tramitación, pretende la afirmación de una moralidad neoconservadora en el centro del cuerpo político, como necesario correlato de la orientación neoliberal adoptada por el Gobierno.

Por supuesto, el paro y la precariedad se han convertido en poderosos instrumentos de control que acompañan al panoptismo social típico del neoliberalismo. En cualquier sistema económico existen relaciones de poder que despliegan estrategias específicas para sojuzgar y dominar a las clases subalternas mediante un proceso que combina eficazmente obediencia y represión. Pues bien, en la sociedad que está emergiendo de la crisis, el desempleo masivo y la precariedad generalizada constituyen dispositivos estratégicos para domeñar a los trabajadores y neutralizar los conflictos sociales, fabricando un hombre nuevo y radicalmente limitado en sus posibilidades de actuación individual y colectiva. Considerados conjuntamente, ambos fenómenos actúan como factores disciplinarios susceptibles de arrumbar la voluntad política de las personas, reducidas a la condición de ciudadanos atrapados en un presente incierto y atenazados por el miedo a un futuro imprevisible y amenazador. El Frente Cívico debe hacer un esfuerzo por situar estos problemas en el centro del debate, así como difundir las diferentes alternativas para erradicar el desempleo y la precariedad laboral (renta básica, renta garantizada de ciudadanía, trabajo garantizado, reducción del tiempo de trabajo sin reducción salarial, etc.).

El desarrollo de la Marea Pensionista a escala estatal o la difusión del libro Gente precaria. La rebelión de los frigoríficos vacíos, en el que han participado varios miembros de la Mesa Estatal del Frente, pueden ser una magnífica ocasión para denunciar las consecuencias de la involución social registrada en términos de pauperización y precarización para el conjunto de la ciudadanía. Asimismo, y sin abandonar este terreno, constatamos la necesidad de impulsar determinadas iniciativas sociales que pueden contribuir a recuperar el pulso de la movilización en el futuro inmediato, invirtiendo, o al menos frenando, el clima de desmovilización social al que anteriormente nos referíamos: marchas europeas contra el TTIP, ocupaciones en demanda de alquiler social de las viviendas del banco malo (SAREB) y, sobre todo, la jornada de lucha programada para el próximo otoño por el movimiento Marchas de la Dignidad, que debe convertirse en una gran protesta contra la reforma laboral y, en general, contra los ataques a las conquistas y derechos de la mayoría social.

Sin olvidar que, como hemos dicho siempre, pedimos, exigimos y nos movilizamos para que se cumpla la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Constitución Española, en su artículo 10, incorpora como materia de la misma la solemne Declaración de 1948 y los textos internacionales que la desarrollan. Los más importantes de ellos son los tres pactos firmados en 1966 y ratificados por el Reino de España en 1977: el Pacto por los Derechos Políticos, el Pacto por los Derechos Económicos y Sociales y el Protocolo Vinculante. Estos textos constituyen materia constitucional y son, por tanto, de obligado cumplimiento. Por tanto, es el Gobierno el que está en la ilegalidad, fuera de la ley, conculcándola y violándola. Nuestra lucha, pacífica, está respaldada y justificada por los grandes documentos internacionales, la Historia y la Razón. En consecuencia, la insumisión, la rebelión o la desobediencia, en situaciones como ésta, son legítimas, necesarias y justas.

4.- La unidad popular como estrategia política

La unidad de todas las fuerzas que se enfrentan al saqueo neoliberal constituye una necesidad ampliamente percibida por la intuición popular. En mayor o menor medida, la ciudadanía es consciente de la tremenda asimetría de fuerzas favorable a los poderes dominantes y percibe la unidad popular como el factor más decisivo de la actual situación política. Según numerosas encuestas, antes de las elecciones municipales y autonómicas la inmensa mayoría de votantes de IU y Podemos se mostraban favorables a un proceso de unidad frente al ataque a los derechos fundamentales de la población trabajadora. Sin embargo, sorprende que no se haya entendido que ningún partido, por sí solo, posee la suficiencia electoral, el arraigo social y la entidad orgánica suficientes para impulsar un cambio profundo en nuestra sociedad. Las elecciones municipales y autonómicas podían haber sido una oportunidad para avanzar en un proceso de unidad popular y de convergencia social y política de las fuerzas que están por la construcción de la alternativa, pero ha faltado grandeza y ha sobrado sectarismo, oportunismo y desprecio.

Desde este punto de vista, constatamos que el ciclo electoral está siendo muy duro para el sujeto popular, atravesado por todo tipo de divisiones, prepotencias y sectarismos. Pero las ramas no deben impedir ver el bosque. Mientras ello sucede, en otros muchos lugares la unidad popular avanza y se consolida, alumbrando centenares de candidaturas que se han ido gestando con paciencia, inteligencia y no pocas dosis de sufrimiento. Mujeres y hombres, activistas, cuadros sociales y políticos han hecho posible desde abajo lo que por arriba parecía imposible: unir a las diversas izquierdas, organizar amplios frentes democrático-populares, y hacerlo al calor de los movimientos sociales. El objetivo es claro: construir la alternativa al bipartidismo y gobernar para transformar, empezando por Madrid y Barcelona. No es poco, es apenas el inicio y queda mucho camino por delante. Pero la experiencia va a ser muy importante y dará fuerza, confianza y estímulo a los que han luchado, con paciencia y coraje, por la unidad popular.

En contra lo que suele pensarse, la unidad popular no sólo implica candidaturas unitarias a las elecciones, aunque es evidente que no las excluye. Pero si la unidad popular se presenta como una operación puramente electoral la derrota está ya garantizada. La unidad popular, o como quiera llamarse la  constitución de la mayoría en contrapoder, exige de programas, valores, convergencia de movilizaciones, presupuestos éticos comunes, paciencia y, sobre todo, una coincidencia en las líneas fundamentales de la administración de la hipotética victoria. Las fuerzas políticas y sociales que defienden la unidad popular deben saber que, si son realmente consecuentes, tienen que adecuar sus esquemas y estructuras a esta nueva política. En esta hora no caben operaciones de cálculo ligadas exclusivamente a la supervivencia de aparatos y discursos que se tienen como fin a sí mismos. Si todo esto se lleva a cabo, tras un debate limpio y suficientemente amplio, creemos que es posible, e incluso probable, que pueda llegarse a un momento electoral que de verdad quiebre al bipartito.

En resumen, desde el punto de vista de la unidad popular, las elecciones constituyen un momento (importante) en el proceso de acumulación de fuerzas y deben servir para propiciar una amplia confluencia político-social que dispute la hegemonía al bipartidismo (PP y PSOE más la burguesía vasca y catalana). Se trata de una estrategia emancipatoria integral que combina la democracia política con la articulación de poderes sociales. Todavía más claramente: gobernar con un programa transformador presupone la existencia de una fuerza social organizada que reequilibre el déficit estructural de poder favorable a los privilegiados y haga viable el programa de transformación social. Si algo pone de manifiesto la Grecia de Syriza es que, sin una mayoría social organizada, sin un pueblo convencido y movilizado, sin unas fuerzas políticas y sociales unidas, no habrá transformación posible y seremos brutalmente derrotados, para mayor gloria de la Europa alemana del euro y del capital monopolista financiero. Para el Frente Cívico, hoy más que nunca, la unidad popular es obligatoria.

5.- Último aviso

Llegados a este punto, hay que concluir que el movimiento popular se encuentra ante una disyuntiva decisiva: adoptar una estrategia de unidad popular en el sentido anteriormente expuesto, o persistir en la división y la fragmentación, allanando el camino a los beneficiarios del expolio de nuestro país. Los resultados de las elecciones municipales y autonómicas avalan con rotundidad esta hipótesis: donde ha sido posible una amplia confluencia político-social, sobre la base de alianzas honestas entre todos los sectores implicados y dentro de un programa suficientemente ambicioso, se han producido cambios que parecían impensables hace muy poco tiempo. En cambio, donde ha predominado la fragmentación y el sectarismo, las urnas han dado oxígeno al bloque neoconservador (PP-PSOE-Ciudadanos-CIU-PNV). La emergencia de procesos unitarios en ciudades como Madrid o Barcelona, por citar sólo los casos más conocidos, alumbra el camino a recorrer para dar un paso más hacia el profundo cambio político que necesita nuestra sociedad.

El horizonte de las elecciones generales se presenta sombrío si no se aprende rápidamente desde ya. O las fuerzas políticas, movimientos, colectivos, etc. asumen consecuentemente que sólo son instrumentos para el gran cambio y no fines en sí mismos, o sufriremos una derrota duradera que nos sumirá en tiempos difíciles. Podemos está siendo sometido a una durísima guerra de posiciones para la que no estaba preparado, demoliendo sin piedad y sin ningún freno a su equipo dirigente. En este contexto, sin una verdadera estrategia y un auténtico programa de unidad política y social popular que vaya más allá del cálculo electoralista, y que necesariamente implicará negociaciones con otras fuerzas políticas y sociales, no resulta imaginable la constitución de un contrapoder popular suficientemente fuerte para iniciar un proceso constituyente.

Es más, afirmamos que a estas alturas, el riesgo al que se enfrenta el movimiento popular no es sólo perder las próximas elecciones generales. Creemos que, de no abordarse el problema de la unidad, el movimiento popular ni siquiera tendrá fuerza para emprender una guerra de desgaste en las instituciones y en la calle contra el gobierno resultante de esas elecciones. La clave es que Podemos, IU y las demás izquierdas crezcan y se desarrollen, alimentando una movilización unitaria y sostenida de las clases populares que puede desalojar del poder a los gobiernos neoliberales, como efectivamente ha sucedido en Atenas y puede ocurrir en otros lugares. Todos juntos somos aún insuficientes para constituirnos en poder constituyente y desde ahí alumbrar un nuevo régimen basado en la igualdad, la libertad y la justicia. Necesitamos todas nuestras fuerzas, toda nuestra capacidad de unidad para vencer.

Como hemos dicho tantas veces el programa, la forma de elaborarlo y los valores que subyacen y se explicitan en él, es la clave de las alianzas, los consensos y la construcción del contrapoder de la mayoría. Y también, por cierto, de hipotéticos gobiernos municipales y autonómicos surgidos de las elecciones del 24 de mayo y apoyados por fuerzas políticas dispuestas, realmente y en la práctica, a oponerse a las políticas de austeridad impuestas a nuestro país, huyendo de la política de cheques en blanco o de apoyos acríticos que permita al PSOE recuperar la credibilidad pérdida. Se trata de evitar etiquetas que nada dicen y centrar el debate político, estratégico y programático en torno la ruptura democrática y el proceso constituyente. Por tanto, en aquellos lugares y circunstancias en los que el PP pueda ser relevado, el discurso del “frente de la izquierda” (incluyendo en la misma al PSOE) debiera ser cambiado por el de “acuerdo antigubernamental” y, por supuesto, con los contenidos programáticos y líneas éticas que lo constituyan y justifiquen. Y sin perder nunca de vista que una parte del bipartito ha perdido más que la otra, pero en la trilogía Unión Europea-Euro-Deuda están plenamente identificados.

Por otra parte, más allá del programa, el discurso es la línea medular que estructura lenguajes, valores, actitudes y comportamientos. Y en estos momentos el Frente Cívico debe plantear a las fuerzas que se reclaman del proceso constituyente y a la población en general la gran cuestión, el gran problema, el meollo del momento histórico: Unión Europea-Euro-Deuda. Y, como trasfondo último que explica hacia donde se dirige el actual proyecto europeo, el TTIP. Cualquier fuerza política que pretenda romper realmente con el neoliberalismo, y no sólo sustituir unos gobiernos por otros, debe plantearse la cuestión de la soberanía y enfrentarse a la Unión Europea como tal. Negar esta realidad o no atreverse a enfrentarla conduce invariablemente a la derrota ideológica y favorece a las fuerzas que alientan la recomposición del dominio neoliberal. La clave es construir un discurso global que articule adecuadamente el secuestro de la democracia, la deslegitimación de la política y la acumulación por desposesión que se ha desencadenado en Europa.

*   *   *   *   *

Esta propuesta puede servir de base para una intervención estructurada y bien planificada, que sitúe la unidad popular en el centro del debate y defina una alternativa posible y deseable para nuestro pueblo alrededor de una estrategia constituyente. La idea es promover el debate en las asambleas y la celebración de actos con otros colectivos y organizaciones locales en torno a la propuesta. También es fundamental la preparación y publicación de artículos de opinión, la elaboración de materiales gráficos y audiovisuales y la preparación de actos públicos en las principales ciudades del país. Todo ello permitirá fortalecer el Frente Cívico desde un punto de vista político y organizativo, extendiendo la organización y difundiendo nuestro proyecto entre los ciudadanos. La experiencia más reciente demuestra que la organización del Frente Cívico sólo resulta posible si va acompañada de una acción política realista, viable y bien planificada, que permita a nuestros activistas contactar con la ciudadanía y explicar la base programática que cimenta nuestra unión.

En segundo lugar, consideramos que el proceso de unidad popular, tal y como lo hemos definido en las anteriores páginas, debe fomentar y reforzar el protagonismo de las comunidades de lucha que se han desarrollado al calor de la crisis económica y que han mostrado una gran creatividad en la articulación de protestas sociales, especialmente en el caso de movimientos como las Mareas Ciudadanas, PAH, Marchas de la Dignidad, Campamentos Dignidad de Extremadura, Acampada dignidad Córdoba, Corralas andaluzas, etc. Es un hecho que la movilización social y la conciencia que se genera en torno a ella pueden contribuir de forma importante a forjar la unidad popular, extendiendo la percepción de su necesidad entre los actores políticos y en el conjunto de la sociedad. Por este motivo, durante las próximas semanas el Frente Cívico dedicará una parte de sus esfuerzos a impulsar una convocatoria social que sirva de acicate y estimulo para la unidad popular, incluyendo una recogida de adhesiones que contribuya a la activación social de un bloque popular unitario. La coordinación de esta iniciativa corresponde a los compañeros José Coy y Manuel Cañada, co-responsables del área de Frente y Sociedad.

Finalmente, el Frente Cívico “Somos Mayoría” considera pertinente realizar un llamamiento urgente a todas las organizaciones políticas y sociales comprometidas con la ruptura democrática a fin de ir hacia la unidad en la mayoría, concretándola en unos puntos fundamentales que sirvan de base para la construcción de una alternativa al actual sistema de poder político. Con esta finalidad, el Frente Cívico se dirigirá a los actores sociales y políticos y pondrá a su disposición una propuesta programática inicial. Confiamos plenamente en que estas organizaciones estarán a la altura del momento histórico y antepondrán el interés general de la ciudadanía a cualquier otra consideración. Juntos, podríamos.

El Frente Cívico da apoyo a la huelga de los trabajadores de Movistar

Etiquetas

, , , ,

FCSM-pos-webTelefónica, que incluso en los peores años de la estafa financiera ha subido sus beneficios de manera obscena (siempre por encima de los 3.000 millones de euros) ha ido reduciendo en los últimos 20 años su plantilla directa en más de 50.000 personas, las cuales, multiplicadas por cuatro, han pasado a hacer las tareas que antes hacían emplead@s fijos con condiciones dignas. Así, la atención comercial, tanto presencial como telefónica, las instalaciones, los procesos y trabajos informáticos, la logística, el mantenimiento, la gestión de los recursos humanos,…. hoy se hacen por empresas externas, en unos casos propiedad total o parcial de la propia Telefónica y, en otros, no.

Durante más de 20 años, l@s trabajador@s de esas empresas subcontratadas, han estado sufriendo el desplome de sus derechos y condiciones de trabajo. Pero han dicho ¡basta ya! Desde el 28 de marzo, l@s trabajador@s de contratas, subcontratas y autónom@s que prestan sus servicios a Movistar (Telefónica) están en huelga indefinida luchando por conseguir unas condiciones de trabajo dignas. Hay que recordar las condiciones en las que estas personas trabajan, que van bajando según trabajen para contratas, para subcontratas o como autónom@s para las subcontratas.

Ésta última es la modalidad, la de autónom@, es a la que están obligando las empresas a sus trabajador@s. De hecho, les ofrecen 15.000 euros como despido para después contratarl@s como autónom@s. Una vez en esa situación, les hacen contratos de entre 2 y 4 horas diarias, aunque su jornada se extiende entre 10 y 12. Tienen que poner su vehículo, la gasolina, las herramientas (solo una para la fibra óptica vale 3.000 euros) y si no logran culminar la instalación (aunque sea porque el cliente desista) no cobran. Y si, por culpa de la prisa para lograr los inalcanzables objetivos que se les marcan, cometen un error, aunque sea insignificante, les penalizan hasta el punto de poder perder el jornal de un día. Eso sí, los empresarios se brindan a alquilarles coche y herramientas. Al final, el trabajador/a es el que se paga su sueldo. Sueldo que, con mucha suerte, puede llegar a los 700 euros mensuales. Por supuesto, estas personas trabajan los 7 días de la semana, no pueden cogerse vacaciones, si se ponen enfermos se lo descuentan de su sueldo, etc. Todo bajo la amenaza de: “si no vienes el sábado, si te coges vacaciones,… ya no vuelvas por aquí. Hay un montón esperando en la puerta”

Las condiciones en las contratas no van mucho más allá, aunque al menos, al ser emplead@s de una empresa, tienen un comité y unos derechos de sindicación, que, de todas formas, sueles ser cercenados o encauzados a sindicatos “amigos” de las empresas. En estas empresas, pueden tener el coche y las herramientas por cuenta de la empresa (aunque en unas condiciones nefastas que hace que l@s trabajador@s terminen comprándose las suyas) y, con suerte y jugándose la vida, pueden llegar a 1400 euros mensuales (ya prorrateadas las pagas extraordinarias).

Mientras tanto, los directivos de Telefónica, incluidos algunos personajes tan incalificables como Rodrigo Rato, Iñaki Urdangarín o Francisco Camps han estado contratados como asesores por no hacer nada y ganando millones de euros al año. El propio César Alierta, solo en salario directo, ganó 5,8 millones en 2013, 6,7 millones en 2014 y, en 2015, se ha subido el salario un 16%.

Ante esta situación l@s técnic@s de las empresas que trabajan para Movistar (Abentel, Cobra, Comfica, Cotronic, Dominion, Elector, Itete, Montelnor y Teleco) han dicho que su dignidad no va a ser mancillada ni un día más y llevan dos meses de huelga indefinida, convocada por l@s trabajador@s a través de sindicatos minoritarios en la matriz, como AST, Cobas o CGT, pero que, a pesar de un acuerdo esperpéntico, con supuestas mejoras, firmado por CC.OO y UGT y las empresas en los primeros días de huelga, han hecho caso omiso de él y mantienen sus reivindicaciones. La huelga está siendo especialmente importante en Madrid y, sobre todo, en Cataluña, donde, a día de hoy, se encuentran desde hace una semana encerrad@s en la tienda de Telefónica en el Mobile Word Centre. A pesar de las amenazas de desalojo violento, de que han sido criminalizados con falsas noticias de sabotajes, y de que han sido comparad@s (¡cómo no!) con terroristas, no solo aguantan, sino que tienen el apoyo popular de l@s ciudadan@s, que ven como encarnan uno de los ejemplos más nítidos de lo que implica la ideología dominante: beneficios desorbitados y obscenos para unos cuantos a costa de la esclavitud de la mayoría.

Especialmente significativo es el silencio absoluto y generalizado de los medios de comunicación. Unos en manos de la propia Telefónica, otros en manos de bancos accionistas de Telefónica y todos receptores de unas enormes carteras de publicidad, hacen el vacío a una lucha que muerde en la mano de quien les da de comer. ¡Si esto es una prensa democrática…!

El Frente Cívico Somos Mayoría se posiciona con est@s compañer@s, hace suya su lucha, se pone a su disposición y apoya medidas como la propuesta por la candidata de Barcelona en Comú, Ada Colau, que se ha comprometido a no firmar ningún acuerdo de prestación de servicios con ninguna empresa que no cumpla las condiciones laborales pactadas en los convenios colectivos.

Como el Frente Cívico Somos Mayoría viene defendiendo desde su creación, no queda otra vía que la de la movilización ciudadana y de l@s trabajador@s para poder revertir esta situación de abuso absoluto y de corrupción de un sistema que ha demostrado ser de todo, menos democrático y de derecho. Las pruebas de ello se multiplican por varias unidades cada día. Y, en torno a esa movilización, seguir creando el poder popular que, poco a poco, va dando ejemplos de propuestas electorales alejadas de las políticas creadoras de miseria entre la mayoría de la población.

Córdoba, 30 de mayo de 2015

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 59 seguidores