WhatsApp Image 2017-04-27 at 21.13.39(1)

Tras varias citas electorales hemos comprobado la capacidad que tiene el régimen de recomponerse y formar nuevas alianzas para perpetuar sus políticas. Sin embargo, la ciudadanía vivimos una situación cada vez más difícil, de paro, precariedad y pérdida de derechos, y para poder avanzar hacia un cambio real favorable a la mayoría social no hay atajos, desde la sociedad civil debemos impulsar una movilización colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos.

Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo, a pesar de tener formación y capacidad, por lo que se está desperdiciando el talento colectivo, hipotecando el futuro. Especialmente grave la situación de la juventud trabajadora sometida a una doble escala salarial generalizada y los migrantes que, ante la difícil situación, no pueden siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. La patronal, aprovechando el paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo.

Las mujeres no solo no avanzamos en igualdad sino que se nos quita el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, se extiendien los crímenes machistas y se intensifica la desigualdad como refleja la creciente brecha salarial, provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza y los cuidados, sin reconocimiento ni remuneración. Asimismo, nuestras madres se ven abocadas a la pobreza con pensiones míseras cuando es su trabajo el que ha mantenido y mantiene la vida y la economía productiva. Este sistema patriarcal nos arrastra a épocas del pasado.

Más de la mitad de los pensionistas cobra por debajo del salario mínimo y cerca del 40% de las familias dependen de una pensión. La mayoría de pensiones públicas no aseguran el mínimo necesario para sobrevivir, a lo que se une el vergonzoso copago de medicamentos para los pensionistas y el atraco a nuestra “hucha de las pensiones”. Se preparan nuevos ataques contra las pensiones públicas, en beneficio de los planes de pensiones privados.

A su vez, un millón de personas han emigrado en los últimos años. La inmensa mayoría jóvenes a quienes se les niega la posibilidad de forjar un proyecto de vida digno y se ven abocados a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos. No podemos por ello señalar a las personas migrantes como responsables de la crisis, sino como sus primeras víctimas.

Por supuesto cientos de miles de familias siguen perdiendo sus casas para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos, entre otras injusticias.

¿Quiénes son los responsables?
Los diferentes gobiernos de PP y PSOE, ahora con el apoyo también de C’s, ejecutan al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), políticas consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no ha contraído la ciudadanía, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos. La degradación de los derechos sociales y medioambientales se degradará, aún más, con el CETA (Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá).

Tras la modificación del artículo 135 de la Constitución por PSOE y PP, la aplicación del Tratado de la Zona Euro de 2012 impone a todas las administraciones públicas, incluida la Seguridad Social, objetivos de Déficit destinados a adelgazar sin límites el gasto público en servicios sociales y las pensiones públicas.

La reducción del gasto en servicios públicos, la privatización de empresas con beneficios como AENA y la externalización de servicios públicos precarizando las condiciones laborales de los trabajadores, sirven al mismo gran objetivo: poner a disposición del capitalismo en crisis los mejores pedazos de la tarta de los presupuestos públicos. El resultado es el desmantelamiento de la sanidad y la educación públicas, así como de los servicios sociales, para beneficio de una élite. El aumento escandaloso de los gastos militares al servicio de las guerras imperiales refuerza nuestra reivindicación de salir de la OTAN y desmantelar las Bases.

El drama del pueblo griego que ha sufrido las imposiciones la Troika, muestra con toda claridad cómo la UE y el Euro actúan como camisa de fuerza para ahogar la soberanía popular. En su contra es preciso promover la lucha y la unión de la clase obrera y de los pueblos de Europa.

Ruptura con el Régimen del 78

Al capitalismo le estorban las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe social y medioambiental de alcance incalculable. Es un sistema que necesita la represión, que genera leyes como la Ley Mordaza para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle.

Ante la protesta, el régimen responde con multas, detenciones y condenas a prisión, con represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Sin embargo, los que especulan con nuestras vidas se van a vivir a Suiza, como el caso de Urdangarín.

Ahora, la aprobación de leyes que dejan las manos libres al esquirolaje y limitan el derecho de huelga, que aceleran el desalojo de viviendas ocupadas, o el nuevo pacto social que se está cocinando para un nuevo Estatuto de los Trabajadores más favorable a la patronal, son nuevas vueltas de tuerca que nos atenazan y a las que hay que enfrentar con organización y lucha obrera y popular.

La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente. La corrupción generalizada actúa con total impunidad precisamente por la supervivencia de todas las estructuras de poder herederas de la Dictadura: monarquía borbónica, Justicia, fuerzas armadas, policías de todo tipo, Iglesia Católica, altos cargos de la administración, etc.  A los herederos del franquismo se les sumaron los nuevos ricos de diferentes partidos que amasaron sus fortunas con privatizaciones y corrupción.

Exigimos la libertad para Alfon, Bódalo y todas las presas y presos encarcelados por luchar, y la abolición de la legislación represiva de libertades.

Llamamiento a la unidad y a la participación el 27 de mayo en Madrid

Llamamos a la unidad desde la diversidad de los pueblos para luchar contra este régimen corrupto, estrechando los lazos que nos permitan avanzar, aquí y ahora, en la lucha contra el capitalismo y su puño de hierro: la UE y la OTAN.

Llamamos a agruparse a pensionistas, personas sin empleo, mujeres en lucha por la igualdad y contra las violencias machistas, a trabajadoras y trabajadores en conflicto, a las que luchan por una educación y sanidad públicas gratuitas y de calidad, a quienes denuncian a las empresas que depredan el medio ambiente, etc. Llamamos a sumarse en fin, a todas aquellas personas que creen que otro mundo, más justo y solidario, además de posible, es necesario.

Nuestra lucha es por un cambio real desde la sociedad civil, que presione a los diferentes gobiernos e instituciones en beneficio de la mayoría social. La construcción de poder popular exige pasos pacientes y firmes que logren la adhesión de cada vez más sectores de la sociedad que compartan estas reivindicaciones y propuestas.

Llamamos a llenar Madrid de dignidad y rebeldía el 27 de mayo de 2017, día en que llegarán diferentes columnas de los pueblos y naciones del estado y también desde la emigración.

PAN, TRABAJO, TECHO E IGUALDAD:

  • En defensa de pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos. No al Pacto de Toledo
  • Por el empleo estable, salarios dignos y la renta básica: Derogación de las reformas laborales
  • Por la libertad de las personas presas y procesadas por luchar. Amnistía.
  • Por el no pago de la deuda. UE y FMI fuera ya de aquí.
  • Por la defensa de los Servicios Públicos como derechos esenciales.
  • Contra el feminicidio: Nos queremos vivas, ni una menos
Anuncios