Etiquetas

, , , ,

FCSM-pos-webTelefónica, que incluso en los peores años de la estafa financiera ha subido sus beneficios de manera obscena (siempre por encima de los 3.000 millones de euros) ha ido reduciendo en los últimos 20 años su plantilla directa en más de 50.000 personas, las cuales, multiplicadas por cuatro, han pasado a hacer las tareas que antes hacían emplead@s fijos con condiciones dignas. Así, la atención comercial, tanto presencial como telefónica, las instalaciones, los procesos y trabajos informáticos, la logística, el mantenimiento, la gestión de los recursos humanos,…. hoy se hacen por empresas externas, en unos casos propiedad total o parcial de la propia Telefónica y, en otros, no.

Durante más de 20 años, l@s trabajador@s de esas empresas subcontratadas, han estado sufriendo el desplome de sus derechos y condiciones de trabajo. Pero han dicho ¡basta ya! Desde el 28 de marzo, l@s trabajador@s de contratas, subcontratas y autónom@s que prestan sus servicios a Movistar (Telefónica) están en huelga indefinida luchando por conseguir unas condiciones de trabajo dignas. Hay que recordar las condiciones en las que estas personas trabajan, que van bajando según trabajen para contratas, para subcontratas o como autónom@s para las subcontratas.

Ésta última es la modalidad, la de autónom@, es a la que están obligando las empresas a sus trabajador@s. De hecho, les ofrecen 15.000 euros como despido para después contratarl@s como autónom@s. Una vez en esa situación, les hacen contratos de entre 2 y 4 horas diarias, aunque su jornada se extiende entre 10 y 12. Tienen que poner su vehículo, la gasolina, las herramientas (solo una para la fibra óptica vale 3.000 euros) y si no logran culminar la instalación (aunque sea porque el cliente desista) no cobran. Y si, por culpa de la prisa para lograr los inalcanzables objetivos que se les marcan, cometen un error, aunque sea insignificante, les penalizan hasta el punto de poder perder el jornal de un día. Eso sí, los empresarios se brindan a alquilarles coche y herramientas. Al final, el trabajador/a es el que se paga su sueldo. Sueldo que, con mucha suerte, puede llegar a los 700 euros mensuales. Por supuesto, estas personas trabajan los 7 días de la semana, no pueden cogerse vacaciones, si se ponen enfermos se lo descuentan de su sueldo, etc. Todo bajo la amenaza de: “si no vienes el sábado, si te coges vacaciones,… ya no vuelvas por aquí. Hay un montón esperando en la puerta”

Las condiciones en las contratas no van mucho más allá, aunque al menos, al ser emplead@s de una empresa, tienen un comité y unos derechos de sindicación, que, de todas formas, sueles ser cercenados o encauzados a sindicatos “amigos” de las empresas. En estas empresas, pueden tener el coche y las herramientas por cuenta de la empresa (aunque en unas condiciones nefastas que hace que l@s trabajador@s terminen comprándose las suyas) y, con suerte y jugándose la vida, pueden llegar a 1400 euros mensuales (ya prorrateadas las pagas extraordinarias).

Mientras tanto, los directivos de Telefónica, incluidos algunos personajes tan incalificables como Rodrigo Rato, Iñaki Urdangarín o Francisco Camps han estado contratados como asesores por no hacer nada y ganando millones de euros al año. El propio César Alierta, solo en salario directo, ganó 5,8 millones en 2013, 6,7 millones en 2014 y, en 2015, se ha subido el salario un 16%.

Ante esta situación l@s técnic@s de las empresas que trabajan para Movistar (Abentel, Cobra, Comfica, Cotronic, Dominion, Elector, Itete, Montelnor y Teleco) han dicho que su dignidad no va a ser mancillada ni un día más y llevan dos meses de huelga indefinida, convocada por l@s trabajador@s a través de sindicatos minoritarios en la matriz, como AST, Cobas o CGT, pero que, a pesar de un acuerdo esperpéntico, con supuestas mejoras, firmado por CC.OO y UGT y las empresas en los primeros días de huelga, han hecho caso omiso de él y mantienen sus reivindicaciones. La huelga está siendo especialmente importante en Madrid y, sobre todo, en Cataluña, donde, a día de hoy, se encuentran desde hace una semana encerrad@s en la tienda de Telefónica en el Mobile Word Centre. A pesar de las amenazas de desalojo violento, de que han sido criminalizados con falsas noticias de sabotajes, y de que han sido comparad@s (¡cómo no!) con terroristas, no solo aguantan, sino que tienen el apoyo popular de l@s ciudadan@s, que ven como encarnan uno de los ejemplos más nítidos de lo que implica la ideología dominante: beneficios desorbitados y obscenos para unos cuantos a costa de la esclavitud de la mayoría.

Especialmente significativo es el silencio absoluto y generalizado de los medios de comunicación. Unos en manos de la propia Telefónica, otros en manos de bancos accionistas de Telefónica y todos receptores de unas enormes carteras de publicidad, hacen el vacío a una lucha que muerde en la mano de quien les da de comer. ¡Si esto es una prensa democrática…!

El Frente Cívico Somos Mayoría se posiciona con est@s compañer@s, hace suya su lucha, se pone a su disposición y apoya medidas como la propuesta por la candidata de Barcelona en Comú, Ada Colau, que se ha comprometido a no firmar ningún acuerdo de prestación de servicios con ninguna empresa que no cumpla las condiciones laborales pactadas en los convenios colectivos.

Como el Frente Cívico Somos Mayoría viene defendiendo desde su creación, no queda otra vía que la de la movilización ciudadana y de l@s trabajador@s para poder revertir esta situación de abuso absoluto y de corrupción de un sistema que ha demostrado ser de todo, menos democrático y de derecho. Las pruebas de ello se multiplican por varias unidades cada día. Y, en torno a esa movilización, seguir creando el poder popular que, poco a poco, va dando ejemplos de propuestas electorales alejadas de las políticas creadoras de miseria entre la mayoría de la población.

Córdoba, 30 de mayo de 2015

Anuncios