Etiquetas

, , , , , ,

21mUn año después del 22 de Marzo, las reivindicaciones que lograron reunir en Madrid a más de un millón de personas están más vigentes que nunca. El problema del desempleo, lejos de haberse solucionado, ha sido agravado por las políticas laborales que desde el gobierno del estado se han puesto en marcha, dando de paso más fuerza y sentido a la denuncia expresa que desde las Marchas de la Dignidad hacíamos en relación a la precariedad laboral, hoy más latente que nunca. Los recortes en derechos y políticas sociales han seguido agravando los cimientos de la ya de por sí exigua democracia que en España se da, con el impulso de leyes como la Ley Mordaza, o el deterioro progresivo y agresivo que servicios sociales, educación, pensiones o sanidad han continuado sufriendo. A esto, se debe unir la incapacidad de los partidos del bipartito, PP y PSOE, así como del Estado en su conjunto, para dar una respuesta real a la corrupción institucionalizada que corroe el sistema, y que lejos de mitigarse, nos asalta, con cada vez mayor virulencia, hasta el punto de convertirse en un mal endémico que pone de manifiesto redes clientelares y mafias intestinas que controlan la vida política y económica del país.

En este escenario, en este momento reivindicamos con más fuerza los servicios públicos, la auditoría de la deuda y el impago de la deuda ilegítima. Reclamamos una Renta Básica y nos oponemos frontalmente a la nueva amenaza que sobre Europa se cierne, en forma de tratado de libre comercio (TTIP), pues la entrada en vigor de este acuerdo al servicio de las multinacionales supondrá un gravísimo deterioro de los derechos sociales, económicos y laborales de los europeos.

Pero además, en un año electoral como el que nos contempla, la necesidad de movilizarnos socialmente cobra si cabe más importancia y relevancia que en cualquier otro momento político, pues desde el FCSM, entendemos que sólo llegará la transformación de nuestra sociedad, de nuestras políticas y de nuestra economía, a través de la movilización activa y consciente de la mayoría social que sufre y carga con las consecuencias de las políticas actuales.

Por ello, desde el FCSM consideramos que la herramienta maestra necesaria para construir una mayoría social consciente y organizada que posibilite el cambio, es la movilización social. Durante este más de un año de existencia, los espacios, asambleas y coordinadoras de las Marchas de la Dignidad han contribuido a desarrollar las alianzas y estrategias que van posibilitando el empoderamiento de las organizaciones y la unidad en los objetivos comunes. Es aquí donde reside la fuerza del 22M. Entendemos que debemos seguir contribuyendo a que las Marchas de la Dignidad actúen como motor para construir el sujeto y el músculo por y para el cambio.

Por todas estas razones, el FCSM hace un llamamiento a toda la ciudadanía, a las organizaciones, movimientos, plataformas, partidos y sindicatos de todo el estado, para sumarse a las movilizaciones que nos llevarán a Madrid el próximo 21 de Marzo, y contribuir a que en Colón el 21 de marzo, el poder establecido entienda las demandas y exigencias de un pueblo que se rebela contra su actual suerte y que se dispone a tomar sus riendas.

No al pago de la deuda ilegal, ilegitima y odiosa.
La defensa de los servicios públicos para todos y todas.
Contra la precariedad laboral y social.
Contra la represión y contra la Ley Mordaza.
No al TTIP.
Por el derecho a una vivienda digna.
No al corte de los servicios esenciales de luz, agua y gas.

PAN, TRABAJO, TECHO Y DIGNIDAD

Llamamiento 21M – FCSM

Anuncios